sábado, 28 de noviembre de 2009

Parte 5 - La sala de las puertas

La tía Cármen se llevó una hora atacando a Victoria con preguntas sobre el instituto y, para desaliento de Victoria, sobre su vida privada. Victoria ya no aguantaba más a esa mujer, así que le dijo:
-Tía Cármen, estoy muy cansada, y me gustaría recoger las compras y dormir un poco. ¿Me permites?.
-Claro hija, perdona a esta vieja mujer que te ataca con preguntas ¡ja , ja , ja!
«Bien» pensó Victoria. «Por fín puedo estar tranquila y hacer lo que me da la gana».
Subió a su habitación y empezó a recoger sus compras .. El atrapasueños lo colgó en el cabecero de su cama, a modo de decoración. Cuando terminó de recoger todo se sentó en su escritorio y encendió el ordenador. No llevaba ni diez minutos cuando se empezó a sentir cansada, así que decidió que lo mejor era echarse una siestecita. Se tumbó en la cama y se quedó dormida al instante. En sus sueños, Victoria se vió delante de una gran puerta luminosa. De repente, Victoria se sintió terriblemente atraída por la puerta. Sabía que algo espectacular le esperaba detrás de esa puerta. Pasó el umbral de la puerta.Entonces, se vió envuelta en un torbellino de imágenes irreconocibles. El torbellino cesó. Victoria se encontraba en una enorme sala llena de puertas de todos los tamaños y colores. «¿Dónde estoy?» se preguntó. «Esta sala parece salida de un cuento». Observó las puertas. En algunas puertas reconoció imágenes de sus películas y libros favoritos. Esas puertas le inspiraron confianza. Pero algunas puertas mostraban imágenes horrorosas y espeluznantes. «Ahí no entro yo, sin duda». Victoria estaba asustada. Al final decidió pasar por una puerta con forma de calabaza. «Allá voy» .
Victoria no se imaginaría lo que se encontraría detrás de esa puerta.

1 comentario:

  1. OH! Has dejado de escribir en la parte más interesante!

    ResponderEliminar